Claves para ser un buen entrenador de fútbol

CLAVES PARA SER UN BUEN ENTRENADOR
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Ser entrenador es una profesión totalmente vocacional, pero la presión, nefastos resultados y nuestro entorno puede llevar nuestra carrera por el camino equivocado. Llevo más de 8 años en esta profesión y por ello quiero compartir contigo las 10 claves para ser un buen entrenador de fútbol.

Hoy en día ser entrenador no es dirigir directamente a tu equipo sin delegar en tu staff ninguna parte del trabajo sobre la planificación creada, sino que es necesario tener la cualidad de ser un buen gestor de grupo (liderazgo) coordinando junto a tu staff técnico, todos los aspectos deportivos, capacidades y necesidades que requiera el equipo. 

En este artículo vamos a intentar desvelar las claves para ser un buen entrenador de fútbol, sea cual sea su categoría o división. El entrenador dispone de una serie de habilidades directivas, que debe saber manejar de la manera más efectiva, para lograr los mejores resultados del equipo y trabajar en el desarrollo y cualidades de cada jugador.

Estas cualidades son las que debe poseer todo líder responsable de un grupo de personas para ejercer de la mejor manera posible su trabajo, haciendo crecer personal y profesionalmente a cada uno de sus ayudantes. Delegando aspectos deportivos en ellos, que de esa forma se sentirán responsables e implicados en el proyecto, dando lo mejor de sí mismos, creando lo que yo llamo la esencia del fútbol actual.

claves para ser un buen entrenador de fútbol

 

1. Motivación

Comencemos diciendo que un buen entrenador de fútbol debe aprender a observar y escuchar como un psicólogo en su despacho. Actuando en todo momento con criterio e inteligencia. Para ello el entrenador debe analizar todas las situaciones antes de dar una orden o decidir los cambios a realizar en su equipo.

Como no, ser entrenador también conlleva una presión extra pero dicho aspecto no debe pasar de ti mismo, ya que si tu staff nota nerviosismo, agresividad, tristeza, toma de decisiones precipitadas, puede repercutir en el desarrollo de la actividad que realizan de forma negativa, con el consiguiente perjuicio para el equipo.

La estrategia motivacional debe ser siempre positiva, manteniendo al margen de toda presión a tu staff técnico que debe realizar bien su trabajo para que tú como entrenador puedas realizar el tuyo.

Por lo tanto, la motivación debe estar reflejada por estímulos positivos dirigidos a tu equipo y jugadores continuamente, aunque manteniendo la firmeza en el mensaje que queremos transmitir a los jugadores.

 

2. Comunicación 

La comunicación del entrenador al grupo es muy importante tanto verbal como no verbal. El entrenador debe conocer el mensaje que quiere dar y fijarse en el lenguaje no verbal de los oyentes para saber si sus palabras están llegando en modo y forma correctamente. Considero que un mensaje negativo de condena ante un fallo durante un partido, es un error por parte del entrenador.

Por ello es indispensable que el mensaje que queramos dar sea claro, conciso, directo y con la firmeza adecuada al momento. La comunicación es primordial para que jugadores y componentes del staff técnico respeten tu figura empoderada como entrenador y acepten tu rol de liderazgo dentro del grupo.

claves para ser un buen entrenador de fútbol

 

3. El llamado efecto pigmaleón

Tiene que ver con el sistema de creencias y sus efectos que hay dentro de cada persona.

Cuando el entrenador se convence de que un futbolista va a triunfar, va a hacer todo lo posible para que eso suceda y lo mismo al revés. Cuando piensa que por más que le enseñe y le hable ese futbolista va a fracasar, entonces fracasa.

Ese tipo de creencias deben romperse en los tiempos actuales. Sabemos que todo entrenador tiene sus preferidos y sus no favoritos. Evitar el contra-argumento por parte del entrenador como “preocúpate cuando no te diga nada, cuando te hablo quiere decir que me importas”. Ese tipo de actitudes son las que hará que el jugador no siga el liderazgo que pretendes transmitirle, contagiando al resto de forma negativa.

El entrenador debe de tratar por igual a todos los jugadores excepto cuando el jugador se autodescarta automáticamente, en ese caso lo más probable es gestionar una salida del jugador, donde cambie su mentalidad.

 

4. Atribuciones de causalidad, no existe la casualidad

Afectan a las expectativas de éxitos o fracasos futuros y a las reacciones emocionales. A este respecto están los factores estables: capacidad, habilidad, causas internas. Y los factores externos: suerte, estado del campo, público etc.

Sabemos que el fútbol es un gran criadero de excusas, y tal vez eso no quiera decir que la autocrítica no la haga hacia adentro, en la intimidad y que públicamente se declare otra cosa, pero es un indicador.

La conducta de logro está relacionada íntimamente con la ejecución, el esfuerzo, la persistencia y la correcta elección de tareas. Hay que persistir a pesar de las frustraciones y los fracasos y nunca rendirse ni bajar los brazos. En esto, lo que transmite el entrenador es muy importante y los cambios a veces son señales a tener en cuenta. CAUSALIDAD.

 

5. Abraza el cambio

El entrenador debe tomar acción. La acción es la ejecución en la toma de decisiones.

Bajo mi punto de vista un entrenador quiere siempre lo mejor para su equipo y ese aspecto hace que en muchos casos no veamos los errores que cometemos. Pues estamos inmersos en el rol de PARTICIPANTE seguramente por miedo a la equivocación y a veces es necesario ver las cosas desde el rol de OBSERVADOR.

En un partido un cambio bien realizado puede cambiar el curso de un partido, siendo responsabilidad del entrenador esa toma de decisiones. A veces a los entrenadores les gana el miedo. Hay entrenadores que están pensando más en lo que pueden perder que en lo que pueden ganar.

Y los cambios hay que hacerlos pensando en la mejora del rendimiento y juego de su equipo. La toma de decisiones también se crea cuando no se está tomando una decisión, por eso el entrenador continuamente está tomando decisiones, tanto si actúa como si no.

 

6. Establece tu filosofía

  • Tener buenos conocimientos como entrenador en todas las facetas deportivas.
  • Ser buena persona.
  • Actuar en algunos casos como compañero.
  • Transmitir confianza en sus decisiones.
  • Saber delegar en sus ayudantes.
  • Mensaje claro, definido y firme dentro y fuera del terreno del juego.
  • Claridad en las metas propuestas.
  • Crear roles y progresos.
  • Dotes de Liderazgo

claves para ser un buen entrenador

 

7. Tener visión, evaluar y planificar

La metodología, planificación y buena gestión de grupo es indispensable para la correcta organización del equipo. En muchos casos la evaluación se reduce a los resultados del equipo, sin sopesar otra serie de aspectos a considerar.

 

Hay tres tipos de evaluaciones a emplear:

 

  • La evaluación inicial permite comprobar el punto de partida y lo que es más importante, corroborar si los objetivos van a poder cumplirse o no. Considero que la evaluación inicial comprende desde la pretemporada hasta la sexta o séptima jornada de liga.

 

  • La evaluación periódica ofrece una valiosa e importante información de primera mano, que proporciona al entrenador y a sus ayudantes, la ayuda necesaria para perseverar o cambiar ciertas estrategias. Controles que exceden lo fisiológico y alcanzan aspectos físicos, técnicos, tácticos, situación real del juego, y de la misma forma para el aspecto psicológico, con el fin de determinar si la influencia del entrenamiento consigue dirigir al jugador por el camino correcto. Esta evaluación comprendería el trabajo durante la temporada cuantificada en Microciclos, Mesociclos y Macrociclos.

 

  • La evaluación final debe comprobar que las metas iniciales y periodicas se han cumplido. En este caso, el trabajo desarrollado servirá de soporte para trabajos futuros. Si la planificación fue correcta y alcanzo los objetivos planteados, entonces pueden servir de base para la siguiente temporada. Esta evaluación se debe de realizar una vez finalizada la temporada.

 

8. Motiva a tu equipo

Una de las claves para ser un buen entrenador es motivar a tu equipo.

Es muy común ver entrenadores que no saben cómo motivar a sus jugadores y que cuando recurren a ellos, la transferencia no es la correcta, no saben que decir al grupo o terminan mintiendo.

Todo esto se relaciona con el punto de las profecías y creencias. La motivación debe ser el rol más importante que el entrenador debe utilizar como líder del equipo y grupo para conseguir las metas marcadas.

Es necesario que se motive a todo el equipo sin diferencias, y en algunos casos la motivación debe ser más intensa en los jugadores que participen menos en los partidos, que a los jugadores que son más habituales en tus planteamientos.

 

9. No pienses en factores externos

Es común ver cómo los entrenadores de fútbol y sus ayudantes creen en factores externos de casualidad que en mi opinión no existen. En realidad hay una frase que dice que la superstición es la religión de las mentes débiles.

Cuanto más se cree en factores externos que no intervienen en el juego como público, agentes externos, amuletos, primas,  menos creerás en ti mismo y tu equipo se perderá toda la fe en la consecución de los objetivos marcados.

claves del buen entrenador

10. Se un modelo, por lo que dices y haces

El entrenador debe ser el modelo a seguir por parte de sus jugadores y ayudantes por lo que no sirve de nada crear mensajes de prohibición si luego tú actúas sobre esas prohibiciones. ¿Qué ejemplo estás dando? ¿Cómo actuaran tus jugadores ante tus actuaciones?

Es importante comentarte que según tu carácter y costumbres como entrenador, así será la formación y actuación del  equipo que dirijas tanto dentro como fuera del terreno de juego. El entrenador suele imponer su personalidad, formas de actuación, sentimiento, roles etc., y eso será clave para el éxito o fracaso del grupo.

Debemos de tener en cuenta que representamos a una entidad deportiva con una masa social (personas) que en su mayoría son menores y que siguen nuestra evolución de cerca por lo que  siempre debemos dar una imagen de solidez y sin fisuras y ser un modelo como persona y deportista que debemos llevar en todas las facetas de la vida.

 

Del mismo modo, un entrenador que quiera crecer en su carrera deportiva debe estar en continua formación didáctica e invertir en su futuro. Ese es el secreto para el éxito y para el crecimiento de tu carrera como entrenador de fútbol. Con estas claves, entiendo que la fórmula del éxito está asegurada tanto en dirección de equipo como en tu carrera como entrenador, y podrás ser capaz de cumplir todas las metas que te propongas.

Y recuerda, ser entrenador de fútbol es una forma de vida. Los entrenadores estamos hechos de un compuesto tan duro que no puedo describir pero que es personal e intransferible. Recuerda que como actúes en tu vida cotidiana así actuaras en tu vida deportiva. Crea ilusión y cree en tus proyectos.

¿Te gustó este post? Compártelo en tus redes sociales

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter

Otros contenidos interesantes...

Joaquín Poveda

Joaquín Poveda

Mi objetivo es ayudarte a construir una base sólida en la mejora de tus capacidades y conocimientos como entrenador, proporcionándote las pautas para crecer en tu carrera y cumplir tus sueños.

5 Responses

  1. Excelente guía simple, consiza,un gran aporte eso habla bien de su persona compartir todos sus conocimientos felicitaciones y muy agradecido!

  2. Hola Joaquín, gran aporte para autoanalizarse y ver si uno mismo cumple con las habilidades mínimas necesarias para dedicarse a esta carrera. En modo personal te comento que me apasiona la dirección técnica de fútbol, actualmente lo tengo como hobbie, pero qué me recomendarías o aconsejas para realizarlo profesionalmente, es decir, dejar mi carrera actual y dedicarme a esta carrera.

    Muchas gracias y que sigan los éxitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RECIENTES